30 de abril de 2013

"Franbel", Avec Plaisir!




 - Oh la la! Mon Dieu!, ¿la entrada de hoy dedicada a la "Compagnie Franco-Belge des Crayons"?

 - Oui Monsieur!
Por este motivo nos trasladamos ya mismo a la Aquitania del período de entreguerras para seguir el rastro a una fábrica de lápices y demás artículos de escritorio muy, muy... interesante. Además, esta vez vamos acompañados de un catálogo de la época, valiosa carta de navegación para la singladura de cualquier coleccionista que se precie.
Buzet-sur-Baïse, centro productivo de la C.F.B. Foto: delcampe.net
Von Voyage! a todos los que os animeis a realizar este entretenido viaje.



Puesto que ya hay un artículo monográfico sobre la "Compagnie Franco-Belge des Crayons", al cual nos remitimos para los más ávidos, nos vamos a tomar el itinerario con bastante más tranquilidad. Interesados pueden consultar: LE DESTIN INDUSTRIEL DU « GRAND MOULIN » DE BUZET AU XXème SIÈCLE : LA COMPAGNIE FRANCO-BELGE DES CRAYONS (C.F.B.) OU FRANBEL -.

SALIDA: Fin de la Primera Guerra Mundial, 1919 

 

Ante la excesiva dependencia de los lapiceros alemanes y checoslovacos, la idea de constituir otra empresa lapicera nacional se impone con determinación y se materializa en la fundación de una "Société Anonyme", cuyo capital inicial de 3 millones y medio de francos llegó a ampliarse debido al éxito de la iniciativa. La patria de Nicolás-Jacques Conté, uno de los padres del lapicero moderno, no podía merecerse menos.
Foto: numistoria.com





Foto: ebay.com
En la introducción del catálogo de 1923 de la C.F.B. que custodia Pencilvania (el único que tenemos de momento), ya se destaca la importancia de la producción y las perspectivas de ampliación y diversificación:

 En un artículo de 1931, se puede apreciar claramente que la C.F.B. ya se ha hecho un hueco importante en el mercado nacional francés, que cuenta con una oferta bien diversificada, que innova (con su "Crayon qui parle") y que es galardonada en la Exposición Colonial de 1931.
Foto: ebay.com

PRIMERA PARADA: La "Compagnie" vista desde dentro  

 

Todavía en los mercados de segunda mano se pueden encontrar diferentes cartas postales mostrando con todo detalle las diferentes dependencias de las instalaciones fabriles de Buzet-sur-Baïse, junto con una breve descripción de la fase del proceso de elaboración correspondiente. Aquí mostramos un collage de las mismas:

Y aquí una espontánea imagen cotidiana:
Foto: delcampe.net


SEGUNDA PARADA: Quel est votre nom?

 

Si hay algo que nos ha llamado intensamente la atención ha sido la variable identidad comercial de la "Compagnie".

Por una parte, a tenor del nombre inicial, no sería descabellado suponer que en su constitución intervinieran capitales franceses y belgas, de ahí un nombre tan descriptivo. Sin embargo, parece ser que no resultó práctico el uso de las siglas C.F.B. dentro del mercado del ramo, máxime cuando la gran competencia tenía nombres y marcas bien definidas (Faber, Schwan, Koh-i-Noor, Staedtler, Conté...). De ahí deducimos que optaran por la marca "Franbel", bisílabo eufónico, escueto y que aún conservaba la esencia de sus orígenes.

Por otra parte, si bien el asunto de la marca quedó solucionado satisfactoriamente, no podemos decir lo mismo de los logotipos. Una especie de estatua de la libertad sobre lápices, anagramas atravesados o no por un lápiz, un rombo de arlequín..., la búsqueda de una identidad formal no tuvo solución definitiva en un principio.

TIEMPO LIBRE: Un paseo por los ejemplares de Pencilvania

 

Aquí exponemos la colección de esta marca que tenemos a día de hoy, veinte unidades diferentes junto con algunos estuches y docenas intactas.
Algunas fotos de detalle a continuación:

VISITA CULTURAL: De la mitología al rugby

 

Los nombres que se les da a las variadas series de lapiceros no suele ser casual, en absoluto. Al igual que otros bienes de consumo en masa, se trata de emplear el lenguaje evocador e ilusorio de las asociaciones para tratar de diferenciarse de la competencia y captar - y si es posible además fidelizar - al usuario elegido. Por lo que llevamos visto en Pencilvania, dioses y héroes, nobleza, animales y oficios se llevan la palma, abundando también los nombres relativos a las más ocurrentes virtudes y excelencias de la condición humana.

En el caso de la "Compagnie Franco-Belge des Crayons", la elección de los nombres para personalizar las diferentes gamas de lapiceros se ha movido también dentro del núcleo anterior, si bien nos causa admiración el partido que le supieron sacar a los estereotipos culturales del Departamento de Lot y Garone y de la Región de Aquitania en general.

En cuanto al uso de la mitología, aprovechamos algunas reproducciones del catálogo para confirmar esta tendencia:
 Junto a los Centauros, Aquiles o Ajax (no sabemos si el grande o el pequeño), un continente mítico que aún despierta sueños... "L'ATLANTIDE". Esta gama de lapiceros hexagonales, gruesos y concebidos para el despacho,  se produjeron en al menos cuatro colores y venían en unos estuches de ensueño. Nosotros sólo tenemos ejemplares de estos lapiceros en tres colores, el que falta - de color naranja - lo tiene, como no, Mr. Bob Truby y lo podeis ver junto a otros ejemplares diferentes en el siguiente enlace: BNP .
Como decíamos anteriormente, el influjo del entorno socio-cultural también dejó su impronta en los rótulos de los lapiceros.

Así tenemos, en primer lugar, la serie "Casteljaloux" ideada para lápices de dibujo de calidad alta. Desgraciadamente no tenemos ningún ejemplar original, solo los conocemos gracias a las ilustraciones del catálogo.
Escudo de Casteljaloux
En segundo lugar, y muy unido a las tradiciones del suroeste francés, la edición escolar titulada "Cadet de Gascogne" .
 La referencia a este especial regimiento de tropas al servicio del rey de Francia a partir del siglo XV, se hizo inmensamente popular con A. Dumas y sus "Trois Mousquetaires" y también con el "Cyrano de Bergerac" de A. Rostand. Luego las diferentes versiones cinematográficas consagrarían a sus valerosos personajes.
ESCUCHAR EL POEMA









Fotograma de la película "Cyrano de Bergerac" con Gérard Depardieau en el papel protagonista
Y finalmente, ¿qué pinta el rugby en todo esto?. En varias páginas del mentado catálogo aparecen varios modelos de lápices con esta inscripción.
Nos pareció extraño al principio, hasta que dimos con una posible explicación: el rugby es un deporte bastante popular en la zona, herencia recibida de la presencia británica en la región de Aquitania. Y se sigue practicando, claro.
Foto: ladepeche.fr
Foto: sudoest.fr

PASEO VESPERTINO: Más detalles sobre el catálogo

 

El primero, la calidad de uno de los logotipos utilizados en la portada. Casi se puede apreciar el ligero relieve del emblema.

El segundo, una contraportada muy ilustrativa.
El tercero, descubrir que la "Franbel" empleaba barnices de diferentes colores en su lapiceros, en función de la graduación de la mina, además de incluir las típicas inscripciones de letras y números. De esta manera, la identificación para el usuario debió ser más rápida y cómoda que simplemente estampar números y/o letras en uno de los extremos, o colorear un trozo del extremo superior, técnicas más empleadas por el resto de fabricantes.
El cuarto, dibujos de los lapiceros casi a escala real. Aparte de la foto anterior, también lo podemos apreciar en las siguientes:
Para acabar el paseo, un breve vistazo a otros artículos de escritura, entre los que, para nuestra sorpresa, aún no figuraban los lápices copiativos en la lista de precios de 1923.

El contenido completo lo podemos consultar en la siguiente lista que aparece al final:

ÚLTIMA PARADA: "Le Crayon qui parle"

 

Hemos dejado a propósito esta curiosidad para el final por la ingeniosidad que entraña. Se trata de un modelo de lapicero donde la mina es recubierta con una envoltura de papel-pergamino fácilmente desenrrollable con la mano según se va consumiendo aquélla. Esto no constituye ninguna novedad, pues ya en Estados Unidos la marca "Blaisdell Pencil Company", pionera en la búsqueda de materiales alternativos a la madera, llevaba investigando en este tipo de lapiceros (paper-wrapped pencils) desde finales del siglo XIX.
Foto: http://philly.happeningmag.com/centercity/phillyhappened-day-10



Lo que sí resultó genial fue incorporar en el envés de la envoltura de papel variados textos y extractos de temática educativa, humorística, espiritual o publicitaria.

Foto: ebay.com
 Fin du voyage, esperamos que el trayecto haya sido del agrado de todos. Os dejamos con algunos anuncios extra de la estupenda "Compagnie Franco-Belge des Crayons". Au Revoir!

Vive la Fran......Bel!
Foto: ebay.com

Nota final:

A día de hoy seguimos intentando incrementar la rica diversidad de lápices españoles, europeos así como de otros países, en especial los de marca. 

 Con la misma ilusión, nos atrae la historia que hay siempre detrás de estos objetos, evitando caer, en la medida de lo posible, en el simple coleccionismo acumulativo o fetichista. Es por ello que agradecemos cualquier aportación que contribuya a enriquecer uno u otro ámbito de atención.

 Podeis dejar comentarios libremente así como contactar en cualquier momento a través del correo electrónico del autor.

¡Gracias por vuestra atención!





No hay comentarios: