24 de diciembre de 2012

Herr Johann Sindel: un alemán muy "Hispaniol"



¡Hola de nuevo!, coincidiendo con el estreno del nuevo diseño de Pencilvania -esperamos que os guste-, queremos dedicar este tercer post a una de las marcas españolas de lápices que mas nos cautiva: Johann Sindel.

Aunque que no faltan Johannes ilustres en casi todas las áreas de la cultura europea - Bach, Strauss, Goethe, Gutenberg, Kepler... - ni tampoco Johannes cuyas grafías hayan sido estampadas en la superficie de una nueva saga de lápices: Johann Faber, Johann S. Staedtler, Johann Kramer... , mencionar Johann Sindel tiene para nosotros su particular importancia, pues es rememorar la historia de una de las fábricas nacionales de lápices más relevantes: "Hispania" Fábrica Española de Lápices, ubicada hasta hace poco en el Ferrol Vello, y concretamente, vaya casualidad, en el Baluarte de San Xoán.

Son tantas las cosas que nos gustaría contar sobre la "Hispania" y su devenir, que no sabemos muy bien por dónde empezar. Por otro lado, ya existen excelentes crónicas e investigaciones al respecto llevadas a cabo por laboriosos historiadores y abnegados "blogeros".

Tal vez sea una buena idea remitir al final del post a los más interesados en estos trabajos y ocuparnos nosotros de aquello que nos resulta más próximo: mostrar los lápices acompañados de las imágenes, circunstancias y anécdotas más interesantes. ¿Nos acompañan?.



Corría el año 1934, y como si el propio logotipo lo vaticinase, la Fábrica Española de Lápices "Hispania, S.L." supo reunir el espíritu emprendedor de los señores Fernández Martín, Vázquez, Alvariño, Pérez del Hierro, Ramil, Veiga y de la Muela con la vanguardia tecnológica que representaba el bávaro Herr Johann Sindel y los conocimientos productivos de Antonio Tella.



Hasta tal punto se identificó la Hispania con este símbolo que lo podemos ver en la fachada principal de la fábrica, en los guardapolvos de las ventanas e, incluso, en las barandillas de las escaleras - mejor dicho, lo podíamos ver, pues la vieja fábrica fué finalmente demolida a principios de 2012 en medio de una gran polémica - .

Foto: Galiciandreamer


 Y no sólo fue el logotipo, también se convirtió en seña de identidad el nombre de la empresa con el mismo tipo de letra que lucía la fachada principal:


Podeis comparar con las siguientes fotos tomadas de TodoColección y de nuestro archivo:




Vale, muy bien, pero... ¿y los lápices?. Pues resulta que la Hispania S.L. no sólo fabricó lápices, sino que su producción además estaba muy bien diversificada: aparte de fabricar lápices de todo tipo, también produjo plumillas, bolígrafos y hasta peines de caucho vulcanizado. 






Foto: Hemeroteca del Diario ABC


Foto: Hemeroteca del Diario ABC





 Pero... ¿cuándo van a aparecer esas imágenes de los lápices?. Aparecerán ahora mismo, pero antes destaquemos dos facetas que tuvo esta gran empresa que fué la Hispania: su actividad exportadora y su audacia para competir con los grandes de la industria lapicera.

En relación con la primera, en consecutivos anuncios aparecidos en el diario ABC podemos apreciar el cambio en los textos publicitarios que revelan el salto hacia el mercado internacional:



Y en relación con la segunda, basta con echarle un vistazo a este collage y contemplar varias emulaciones muy elocuentes:


Y ahora los lápices, ¡por supuesto!. En sus 52 años de existencia la Hispania S.L. creó lápices orientados hacia prácticamente todos los colectivos de usuarios de la época, empleando diferentes nomenclaturas y gamas. A lo largo de su historia utilizó "Iberia", "Hispania", aprovechó la resonancia y prestigio de los "Johann Sindel", o entró en el mundo de las asociaciones evocadoras muy típicas del márketing y estampó "Competidor", "Condal", "Boy", "Iris", etc. en las sucesivas ediciones, unidas o no con el nombre de la empresa.

Aquí podeis ver los primeros ejemplos:

Detalle de dos ejemplares de los típicos lápices gruesos para despacho o contabilidad.

Una docena de los destinados a uso "comercial"

 Muestra de los Johann Sindel "Clase Extra" en la poco habitual graduación nº 4.


Detalle de los coloridos Iberia "Iris". Pencilvania cuenta con 54 ejemplares todos ellos diferentes, debido probablemente al factor aleatorio presente en la forma de pintar los lápices.



La serie completa de los "Sello Oro" para oficina en todos los colores.











Seguidamente una muestra de los ejemplares más largos concebidos también para sus empleo en oficinas y despachos:








Dorado sobre negro, atributo de elegancia en los Johann Sindel más conocidos:

Diferentes gradaciones de los prestigiosos "Clase Extra"








El calificativo de "prestigiosos" no lo hemos exagerado gratuitamente. Si teneis ocasión echad un vistazo al artículo de la revista XL Semanal sobre el artista Antonio López y su inseparable lápiz Johann Sindel.




Versión en madera natural de cedro de los "Clase Extra". Nos falta el nº 4, si existió. ¿Alguién puede ayudar?



Por supuesto, los carpinteros y ebanistas también disponían de buenos lapiceros para llevarse detrás de la oreja.


Los escolares con las primeras versiones de los auténticos lápices USB (Útiles, Sencillos y Bonitos) ya no tenían excusa para no alfabetizarse y culturizarse mínimamente.(Más información sobre estos lápices ver el segundo post del blog o pinchar aquí ). No están todos los que son:



Éstos no sabemos si fueron concebidos más pensado en los estudiantes o en reforzar el "espíritu nacional" durante los años de la postguerra.

"Mocita dame un Sindel..., dame el Sindel de tu mano..."
Aquí debería estar sonando "España Cañí".





¿ Más especialización?, claro que sí:

Nueve variantes de lápices muy gráciles


Especial para facilitar el trabajo en los antiguos bolsines de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia.


¿Patrón de yate que tiene que anotar la ruta en la carta de navegación? Aquí tenía su lapicerito. Llama la atención el uso de HB (Hard and Black) para indicar la graduación, en vez del manido nº 2.

Diferentes versiones de los lápices copiativos (agente 777), muy útiles antes de la llegada de los bolígrafos y las fotocopiadoras


 Fueron muy populares en su tiempo los lápices que trataban de imitar la superficie y textura de otros elementos como el mármol, el terciopelo o... las cañas de bambú:


¡Se consiguió imitar hasta los nudos y vetas de las cañas!

También los había para sombrear, siendo un complemento estupendo para los destinados a dibujo. Veamos unos cuantos:




















A estas alturas ya hemos visto una buena selección de lápices representativos de esta Hispania tan evocada. Sin embargo, no podemos resistirnos a exponer algunos más, de entre los cuáles está el que hemos elegido para la cabecera de Pencilvania. Aquí van los últimos:

Nos gusta la etiqueta plateada con sus anclas

La Hispania tuvo una cierta preferencia por las numeraciones con todos los dígitos iguales: 333, 777 u 888

Detalle lápiz mina de colores, producción tardía y adaptada a la moda de los 80



 Los últimos de verdad:



 Nos gustaría cerrar este post dedicado a la Hispania, y en especial a la marca Johann Sindel, con unos extractos recogidos del comentario nº 16 de 28-01-2009 del artículo "Ferrol Vello (II) la "Fábrica de Lápices Hispania", del blog Urban Idade de Enrique Fidel. El comentario apareció a nombre de "hispania":

"Nací en Ferrol entre lápices de colores y redes y olor a madera, mil veces subí las escaleras de la entrada principal de la fábrica para ver a mi padre (...) Hispania... suena a historia, a nombre de mujer, y me encuentro a todo un conjunto de personas que se interesan por ella. Qué injusta es la tierra y la vida, hubo grandes personas ahí dentro, de gran humanidad que nadie consideró. (...). Recuerdo un mapa del mundo lleno de banderitas donde vendían los lápices y bolígrafos. (...)"
Videos del grupo Johann Sindel en YouTube
No sólo hay un "conjunto de personas que se interesan por ella", también hay - o había - un conjunto musical ferrolano que se llama Johann Sindel, aunque no sabemos si las letras de sus canciones fueron escritas con lápices que llevan su nombre...











¡Hasta la próxima!, como siempre premio (o castigo) para el que aguantó hasta el final. Os dejamos con un poquito de humor.


 José Paniagua, sacado de la hemeroteca del Diario ABC, 28-07-61







Fuentes utilizadas:

http://urbancidades.wordpress.com/2008/07/19/ferrol-vello-ii-la-fabrica-de-lapices-hispania/ 
Blog de Enrique Fidel

http://patrindustrialquitectonico.blogspot.com.es/search?q=Hispania
Blog de Diana Sánchez

En ambos blogs, además de disfrutar con las valiosas aportaciones de sus autores, podreis encontrar bibliografía y nuevas fuentes en las que seguir profundizando.

http://hemeroteca.abc.es


Nota final:

A día de hoy seguimos intentando incrementar la rica diversidad de lápices españoles así como de otros países, en especial los de marca. 

 Con la misma ilusión, nos atrae la historia que hay siempre detrás de estos objetos, evitando caer, en la medida de lo posible, en el simple coleccionismo acumulativo o fetichista. Es por ello que agradecemos cualquier aportación que contribuya a enriquecer uno u otro ámbito de atención.

 Podeis dejar comentarios libremente así como contactar en cualquier momento a través del correo electrónico del autor.

¡Gracias por vuestra atención!




16 comentarios:

Anónimo dijo...

Congratulations Mr Simon!
This new post has been so interesting! Thank you for this amazing and entertaining exposition about the so popular Johann Sindle pencils.
Good job. Merry Christmas!

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho. Eres muy ordenado.

Anónimo dijo...

¡Eres un crack!

Está muy bien!!!

Víctor Cantó

Anónimo dijo...

Nos ha encantado el reportaje. En este momento tenemos en nuestras manos una docena de lapiceros de madera de cedro del n° 2. No sabíamos la historia que tienen detrás, y así que los guardaremos....

Steve Simon dijo...

Un placer que les haya gustado. Gracias.

Sandra dijo...

Los he usado TODOS. Los Competidor, los Bambú, los Iris, que eran los que más me gustaban, e incluso, por usar , he usado hasta los peines.Mi abuela trabajó en la Fábrica de lápices Hispania durante 25 años, luego de que muriese mi abuelo, que también trabajaba en esa fábrica.Hoy en día, a sus 93 años, todavía guarda como oro en paño algunos de aquellos lápices y mis hijos siguen usándolos para colorear. "El alemán", como le llamaban entonces a Johan Sindel, estuvo en mi casa cuando murió mi abuelo , y D.Alberto, ambos vinieron a dar el pésame. La historia de mi familia está intimamente ligada a esta fábrica. Gracias por mantener esta memoria viva.

Rocky dijo...

hola yo tengo un lapiz pero, no tiene el logo de la marca ni numero de colección o serie, solo tiene la fecha 1934 "Hispania" (cedro nº2) y nada mas

Steve Simon dijo...

Gracias a Rocky y Sandra por vuestra participación.

Anónimo dijo...

Fabuloso artículo. Una pena que el magnífico edificio que albergó la fábrica haya sido derribado. Lo que podría ser un fabuloso contenedor cultural cargado de historia es hoy un solar vacío cubierto de cascotes y hierba gracias a la negligencia de los políticos de turno y a la avaricia de un constructor ignorante e insensible.

JANIS dijo...

Tuve que cerrar mi tienda hace un par de años por la crisis. Era muy antigua y entre todas las cosas que me quedan, hay muchas cajas de lápices Hispania de distinta numeración (881,884 etc) y lápices comerciales. Por si a alguien le interesa.

Anónimo dijo...

Puedo decir que existió, del modelo 1205 Clase Extra en color natural, en gradación N.º 4. Un tío mío tenía uno en su despacho y a veces me lo dejaban para dibujar. Era sin barnizar.
Recuerdo que era un grafito terriblemente duro, ni punto de comparación con el N.º 4 del modelo Noris; diría que equivaldría a un 3H o 4H.

Del modelo 1205 tengo tres o cuatro docenas por estrenar, pero sin la faja de papel.

Felicidades por el blog.

G.

Epolenep dijo...

¡Qué interesante! Mi padre, que se llamaba Joan, siempre contaba que en los años 40 sus amigos le llamaban Joan Sindel, porque era muy delgado y vestía de luto, después de perder a su padre y a su hermana... Por eso yo siempre había pensado que los Sindel eran todos negros...

LOO ROCK dijo...

Gracias por tu colaboración y conocimiento en prol de la cultura. Voy muchas veces a visitar tu blog para saber más acerca de los lapices españoles. Saludos cordiales desde Portugal!

Luis dijo...

He leido que les falta el lapiz cedro nº 4 y no sabe si existió; pues les puedo sacar de dudas: si existió y tengo pruebas de ello. Compré un pequño lote en un rastrillo de Mallorca allá por los años 90.

Muy buena la recopilación de datos, enhorabuena.

Saludos Luis

Anónimo dijo...

Soy dibujante y hoy me acordé de buscar alguna información sobre mi lápiz favorito, antes de que se termine de gastar. Es un Johan Sindel Mercantil que compré en algún mercadillo. Muchas gracias por el artículo! Ahora me gusta todavía más.

b:Deíca-r dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.